ruinas

El pa­sa­do in­dí­ge­na

Al igual que el va­lle Cal­cha­quí, tam­bién el de San­ta Ma­ría –el an­ti­guo Yo­ka­vil– es­tu­vo den­sa­men­te po­bla­do por par­cia­li­da­des de abo­rí­ge­nes. Uno de los tes­ti­mo­nios cu­yos res­tos lle­ga­ron con más fuer­za has­ta nues­tros días es la ex­ten­sa ciu­dad pre­co­lom­bi­na de los quil­mes, en el ki­ló­me­tro 1.000 de la Ru­ta 40. Constituye uno de los con­ta­dos ejem­plos de per­fec­ta pla­ni­fi­ca­ción in­dí­ge­na ur­ba­na. Lla­man la aten­ción los grue­sí­si­mos mu­ros de al­gu­nas de las cons­truc­cio­nes.

 

En Pun­ta de Ba­las­to, Ingamana, una for­ta­le­za in­dí­ge­na vir­tual­men­te in­tacta, se mantiene como mu­do tes­ti­mo­nio del be­li­co­so pa­sa­do de las tri­bus abo­rí­ge­nes. Es con­si­de­ra­da una Ma­chu Pi­chu ar­gen­ti­na.

Con­ser­va no só­lo sus con­tra­fuer­tes en lo al­to del ce­rro Men­do­ci­no, si­no también mon­tí­cu­los de pie­dras api­la­das que ser­vían a los ha­bi­tan­tes de mu­ni­ción pa­ra de­fen­der­se de los po­si­bles ata­can­tes.

 

Hue­llas del pasado

En el sec­tor sur del va­lle de San­ta Ma­ría las hue­llas del pa­sa­do es­tán om­ni­pre­sen­tes. Los mi­sa­chi­cos (pro­ce­sión con un san­to de bul­to de ca­sas par­ti­cu­la­res) son acon­te­ci­mien­tos fre­cuen­tes en la cam­pi­ña ca­ta­mar­que­ña. Don­de quie­ra que se mi­re, pue­den ver­se aún mu­je­res ma­cha­can­do gra­nos de maíz en un mor­te­ro de pie­dra, tal co­mo so­lían ha­cerlo sus an­ces­tros.

 

Des­de Pun­ta de Ba­las­to pue­den ha­cer­se dos ex­cur­sio­nes in­te­re­san­tes aban­do­nan­do el tra­za­do tron­cal de la Ru­ta 40. Una es por la RP 47 en di­rec­ción a Mi­nas Ca­pi­lli­tas has­ta el pa­ra­je In­ge­nio del Are­nal, don­de un an­ti­quí­si­mo mo­li­no de oro, hoy par­cial­men­te arra­sa­do por alu­vio­nes, re­me­mo­ra épo­cas en que aquí se mo­lía y la­va­ba el me­tal ama­ri­llo.

 

Con­ti­nuan­do por la Ru­ta 40, pe­ro un po­co más ade­lan­te, se apar­ta otro ca­mi­no que con­du­ce a La Ho­ya­da en cu­yas cer­ca­nías cu­rio­sas cua­drí­cu­las de pie­dra de los pri­mi­ti­vos, lla­ma­das “ra­vio­le­ras”, con­fun­den has­ta hoy a los ar­queó­lo­gos ya que se ig­no­ra su ver­da­de­ra fi­na­li­dad.


Comments are closed.